Agua mineral natural: un agua nada corriente

A medida que uno descubre las propiedades de las aguas minerales y se interesa por conocer su proceso de producción, este singular recurso sorprende gratamente. Todas las personas que forman o han formado parte de la plantilla de Aneabe lo han podido comprobar y, además, todos aquellos a quienes hemos acercado o se han interesado por nuestro producto y nuestro sector nos lo han corroborado.

La última vez fue hace unos cuantos días, cuando un grupo de alumnos de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) nos acompañó para visitar una planta de envasado de agua mineral natural junto con su profesor Jesús Román, Profesor de Nutrición Humana y Dietética de la UCM y Secretario General del Instituto de Investigación Agua y Salud.

Se introdujo la visita con una breve exposición sobre la singularidad de las aguas minerales naturales; aguas subterráneas que están creadas por la Naturaleza, que son sanas ya desde el propio manantial y cuyo filtro son las montañas, que las dotan de una composición mineral única y constante y que las dejan reposar durante décadas en un lugar protegido de toda contaminación: el subsuelo de la Tierra.

Los estudiantes visitaron también las instalaciones de la planta para conocer cómo se desarrolla el proceso de envasado del agua mineral. Punto en el que los alumnos de la Complutense destacaron lo que les llamaba la atención la rapidez y eficacia de la tecnología utilizada y el cuidado que se pone en el proceso para conseguir que las propiedades saludables y la composición del agua mineral natural permanezcan constantes e inalterables desde el propio manantial hasta el momento de su consumo.

Al finalizar la visita, los alumnos compartieron con Aneabe cómo les había sorprendido descubrir los numerosos controles a los que son sometidas las aguas minerales naturales y el completo etiquetado de las mismas. Además, muchos de ellos señalaban que tras la visita, habían descubierto que el agua mineral natural no es un agua corriente, sino que tiene unas características particulares y numerosas propiedades saludables que las hacen aguas únicas y especiales. En definitiva, descubrir que, como muchos señalaban, “no se trata simplemente de agua”, puesto que detrás hay un complejo sistema de envasado y unos controles muy rigurosos para hacernos llegar un producto tan puro y singular como las aguas minerales naturales.

Una experiencia, por tanto, que creemos fue muy positiva. No obstante, ahora echamos de menos no haber hecho una foto de grupo para ilustrar este post 😉

facebooktwittergoogle_pluslinkedin