Agua mineral, una interesante y saludable opción gastronómica

En esta época en que salimos más a comer fuera o, simplemente, a disfrutar de nuestros bares y terrazas, no está demás recordar el papel tan importante que juega el agua mineral en la gastronomía.

La misión del agua durante la comida es triple: hidrata de manera directa, refresca la boca y las papilas gustativas entre una copa de vino y otra y prepara la cavidad bucal para recepcionar los sabores de los distintos platos servidos. Todas estas son razones más que suficientes para que no olvidemos el agua mineral en nuestro menú.

Y es que el agua mineral no es un producto incoloro, inodoro ni insípido como nos enseñaron en el colegio. Cada agua mineral tiene una composición química específica que determina su gusto.

En España existen más de un centenar de aguas minerales distintas, con un sabor y unas características únicas. Estas características dependerán de la zona geográfica en la que se encuentre cada tipo de agua mineral, ya que las rocas por las que discurra y por las que se vaya filtrando de forma natural hasta llegar al acuífero subterráneo, harán que cada agua mineral tenga una determinada composición química que la diferencie del resto.

Gracias a esta gran variedad de aguas minerales que existe en nuestra geografía, muchos restaurantes cuentan ya con una carta de aguas minerales que permite al cliente combinar el agua mineral con los alimentos que haya elegido también consumir.

Por eso, la diversidad de composición de las aguas minerales y la opción añadida de elegir también entre agua con gas y sin él, hacen de las aguas minerales una interesante opción gastronómica.

¿Cuál es tu opción preferida?

facebooktwittergoogle_pluslinkedin