Aguas Minerales y Termales: recurso minero, fuente de salud y bienestar

Presentes en los más de cien balnearios activos en España, las aguas minero-medicinales y termales son de gran utilidad para el tratamiento de afecciones de diversa naturaleza. Un recurso natural de extraordinario valor, que forma parte del patrimonio histórico y cultural de España y presta un inestimable servicio a la sociedad en materia de salud y bienestar. Además, las aguas minerales constituyen un alimento esencial para mantener una correcta hidratación y un estilo de vida saludable.

hidratación-saludable jornadas-aguas-minerales-alicante 2016 1

 

En este contexto, el Colegio Oficial de Ingenieros de Minas de Levante (CIMLEVA) celebró las jornadas “Aguas Minerales y Termales. Recurso minero, fuente de salud y bienestar”, durante los días 3 y 4 de marzo. Un punto de encuentro, organizado por el CIMLEVA, donde se analizó el sector y se puso de manifiesto el valor del agua mineral como recurso minero singular y como producto alimentario.

En la ponencia inaugural, Dña. Mª del Mar Corral, Directora del Departamento de Investigación en Recursos Geológicos del Instituto Geológico y Minero de España, destacó el valor de las aguas minerales como recurso minero renovable, poniendo de relieve la importancia del perímetro de protección y el caudal de explotación que conceden las autoridades competentes a las empresas envasadoras. En este sentido, señaló también que las aguas minerales constituyen tan sólo el 0’03% de los recursos hídricos subterráneos.

Dentro de la sesión de “Salud y Bienestar”, el Doctor Francisco Maraver, profesor titular de la Cátedra de Hidrología Médica de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Comité Científico del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS), subrayó la importancia de las aguas minerales para la salud, destacando su origen balneario. Tal y como indicó, el agua mineral que ahora disfrutamos tiene su origen en la importante tradición balnearia, de efectos terapéuticos, que se desarrolló durante el siglo XIX y principios del XX. Más tarde, el deseo de los visitantes de los centros termales de seguir beneficiándose de este tipo de agua en sus casas, hizo que las aguas minerales comenzaran a envasarse y comercializarse en las farmacias, bajo la denominación de “mineromedicinal, para pasar en los años 50 a venderse en los centros de alimentación, debido a la gran demanda de los consumidores.

La importancia de las aguas minerales naturales envasadas reside, tal y como explicó Maraver, en “su pureza en origen y en la constancia de su composición mineral, que permanecen inalterables desde el manantial hasta el momento de consumo”.

“Las aguas minerales naturales, además de ser bacteriológicamente sanas, tienen su origen en un estrato o yacimiento subterráneo, por lo que su naturaleza se mantienen invariable en el tiempo, debiéndose proteger por ley la pureza original del acuífero contra todo riesgo de contaminación. Más aún, el envasado de estas aguas se hace en el punto de emergencia y no experimenta ningún tratamiento químico ni microbiológico y, por ello, son las únicas que pueden reflejar en el etiquetado su composición fisicoquímica”, añadía.

A continuación, la psicóloga Silvia Álava, co-autora del  informe científico “Rendimiento cognitivo, hidratación y agua mineral natural”, publicado por IIAS, intervino destacando esta relación entre ingesta de agua y rendimiento intelectual, recordando que “la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) declaró en 2011 la relación establecida entre la ingesta de agua y el mantenimiento de las funciones cognitivas y físicas normales”. Así, “la mayoría de los estudios realizados sobre deshidratación coinciden en el hallazgo de un descenso estadísticamente significativo de la percepción, atención, memoria, pensamiento, lenguaje y rendimiento psicomotor”, señalaba la doctora. A todo esto, hay que añadir la influencia sobre el estado anímico que puede tener la hidratación, especialmente en estados de tristeza, decaimiento y ansiedad”, continuaba Álava,  además, para la Dra.:

“Nunca hay que esperar a tener sed para beber agua. Esto es peligroso especialmente en ancianos, niños o embarazadas, quienes suelen percibir la sed cuando ya están sufriendo una deshidratación leve, ya que esta sensación disminuye en estos colectivos”.

Esto hace que, para evitar una disminución en el rendimiento cognitivo, se recomiende a los trabajadores, estudiantes y personas cuyas tareas desempeñen una labor especial de la memoria, la ingesta de agua mineral natural. Y es que este producto “es bacteriológicamente sano y mantiene una composición mineral constante. Gracias a su constancia de composición, podemos elegir el agua mineral natural que mejor se ajuste a nuestros gustos y necesidades, y beneficiarnos de sus positivos efectos para la salud”.

Durante la última jornada, Dña. Irene Zafra, Secretaria General de ANEABE, presentó una radiografía económica y legislativa del sector de las aguas envasadas en España, destacando la importancia del Agua Mineral Natural como recurso minero y producto alimentario singular, destacando:

”Las aguas minerales son un producto de la naturaleza, procedente de acuíferos subterráneos protegidos de toda contaminación que respetan la calidad y pureza de su entorno natural. Su composición mineral constante y su presentación en botellas de distinto formato nos permitirán elegir aquella que mejor se adapte a nuestros gustos y necesidades”

A todo esto hay que añadir los múltiples beneficios que supone el consumo del Agua Mineral Natural, constatados por numerosos referentes en materia de salud y seguridad alimentaria como la EFSA o la OMS. En concreto, la ingesta de 2 litros diarios de agua constituye un factor esencial para mantener la hidratación que el organismo necesita para el desarrollo de sus funciones vitales. Esto, unido al seguimiento de una dieta variada y equilibrada en la que esté presente también la práctica de actividad física, completan las necesidades básicas para disfrutar de una vida saludable.

Por último, a nivel sectorial, la Secretaria General de ANEABE destacaba que “las plantas de envasado, los balnearios y las industrias, que utilizan las aguas minero-industriales como materia prima constituyen una considerable fuente de empleo, de gran relevancia en zonas rurales a menudo despobladas”.

En concreto, España cuenta con más de 100 balnearios activos de aguas minero-medicinales y termales. A estos acuden cada año millones de personas, con el objetivo de recibir tratamientos para sus diferentes afecciones.

facebooktwittergoogle_pluslinkedin