Análisis y controles

Análisis y controles

Las aguas minerales naturales son uno de los productos más reglamentados, junto con los alimentos infantiles, en materia de seguridad y calidad alimentaria. Esto se debe a que el agua mineral natural es un producto tan singular que debe llegar al consumidor en su estado de pureza natural.

En su proceso de envasado se siguen unos estrictos protocolos de control, con el fin de proteger esta pureza y mantener inalterables todas sus propiedades y características naturales. Por eso no necesitan recibir ningún tratamiento químico para su consumo.
Se envasan a pie de manantial con unas condiciones de extrema asepsia para proteger su pureza original y mantener inalterables su composición en minerales y sus propiedades saludables, lo que permite que lleguen al consumidor con toda la pureza que tienen en la naturaleza.

No todas las aguas pueden optar al calificativo de “Agua Mineral Natural”. Para ello, deben pasar un largo expediente administrativo y numerosos controles, con el fin de demostrar que cumplen una gran cantidad de requisitos y que aportan efectos beneficiosos para la salud. Una vez declaradas con tal denominación, la industria realiza más de 300 análisis diarios para monitorizar la calidad y estabilidad del agua envasada.

Así pues, directivas de la Unión Europea, complementadas con la legislación española y las buenas prácticas del sector de aguas envasadas, los controles y análisis de calidad que realiza nuestro sector permiten que el consumidor disponga de un alimento natural, saludable y seguro.

 

 

 

facebooktwittergoogle_pluslinkedin