Cuando viajes, agua mineral

01.08.2011 Cuando viajes, agua mineral

Agosto es el mes de las vacaciones por excelencia, por eso, desde Aneabe queremos recordar una pauta importante a seguir en nuestros viajes para que nada las arruine.

Si durante todo el año prestamos atención a nuestra dieta, se hace especialmente necesario que mantengamos este hábito al viajar para que ningún alimento o bebida eche a perder nuestra escapada.

En este sentido, seguro que muchos de vosotros habréis leído que los expertos recomiendan beber agua envasada especialmente si tenemos pensado viajar. Esto se debe a que, al beber agua mineral nos estaremos asegurando de consumir un agua con todas las garantías de calidad estemos donde estemos pero, ¿sabéis el porqué de esta recomendación? Os lo explicamos aquí.

A las aguas minerales naturales se les exige, por ley, que sean sanas ya desde su origen, la Naturaleza, y que se envasen a pie de manantial para conservar intacta esa pureza y todas sus propiedades saludables originales. Al ser aguas sanas desde la Naturaleza, las aguas minerales naturales no necesitan ni reciben ningún tratamiento químico de desinfección para su consumo, es decir, que las consumimos tal y como se encuentran en la Naturaleza, con toda su pureza y propiedades. Por ello, gracias a su envase, los consumidores podemos estar seguros de que al beber agua mineral estamos consumiendo un agua con las máximas garantías de calidad donde quiera que nos encontremos.

Pero esto no es todo. Las aguas minerales nos aportan además una composición en minerales que pueden ser beneficiosos para la salud y que permanece invariable a lo largo del tiempo. Esta composición constante puede consultarse siempre en su etiqueta por lo que, al beber agua mineral natural, contaremos siempre con la ventaja de poder conocer cuál es exactamente la composición del agua que estamos bebiendo. Por esta razón, desde Aneabe recomendamos a los consumidores que comprueben siempre que los envases estén correctamente precintados.

Las aguas minerales naturales tienen otro valor añadido que nos facilitará el cuidado de los más pequeños y es que, al ser aguas sanas desde su origen, las aguas minerales naturales NO necesitan ser hervidas para preparar biberones. El agua mineral está exenta de microoganismos patógenos y de parásitos  desde su alumbramiento hasta su comercialización, por lo que puede utilizarse para preparar el biberón y las papillas del bebé sin ser hervida.

El agua mineral es también una bebida idónea si nos toca conducir estas vacaciones puesto que nos ayuda a mantener nuestra hidratación durante el viaje con una bebida sana, natural, sin cloro y con cero calorías.

Por eso, si quieres contar con una buena aliada en tus vacaciones, no olvides beber agua mineral durante tus viajes. Nosotros ya la hemos incluido en nuestras rutas veraniegas, ¿y vosotros? ¿Tenéis planeadas ya las vuestras?

¡Feliz verano!

facebooktwittergoogle_pluslinkedin