Desarrollo sostenible: prioridad para el sector del agua mineral

14/10/2010

El agua mineral natural también será protagonista en Termatalia 2010, la única Feria Internacional del Turismo Termal de la Península Ibérica, que se celebra del 15 al 17 de octubre en Orense, ciudad declarada Capital Termal por el Parlamento Gallego.

La Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (ANEABE) ha querido participar en esta Feria, en la que se fomentará la Cultura del agua mineral, medicinal y termal, para profundizar en las cualidades de las aguas minerales, así como los aspectos medioambientales de dichas aguas.

Para ello, la Secretaria General de Aneabe, Irene Zafra, hablará el próximo viernes 15 de octubre sobre el valor de una bebida singular como agua mineral natural y la gestión medioambientalmente sostenible que realiza la industria del agua envasada.

Cuidado de los manantiales y sus entornos naturales

El desarrollo sostenible de la industria del agua envasada es una prioridad para el sector, por esa razón, Irene Zafra ahondará sobre la importante labor que realiza su industria para preservar el equilibrio natural de los manantiales y cuidar los espacios naturales que los rodean.

Aunque tan sólo un 0,02% de los recursos hídricos subterráneos en España está destinado a la producción de aguas minerales, el sector de las aguas envasadas se encarga de gestionar los recursos hídricos de forma sostenible para garantizar el equilibrio natural de los manantiales en cuanto a la calidad y cantidad del agua. De este modo, por imperativo legal, la zona de captación (perímetro de protección concedido por las autoridades mineras a cada industria) ha de estar absolutamente protegida y cada empresa envasadora se responsabiliza de preservar y asegurar la pureza original del acuífero y de su entorno. Además, la industria respeta totalmente el caudal de aprovechamiento del acuífero que le conceden las autoridades, haciendo posible así la recarga natural de los mismos.
En el empeño por preservar, del mismo modo, el entorno del acuífero, la industria del agua envasada pone en marcha una serie de acciones encaminadas a este fin como, por ejemplo, el mantenimiento de árboles y la limpieza de ríos próximos a las plantas, cuidando de su flora y de su fauna, además de desarrollar planes de reforestación.

Una correcta gestión de los envases

ANEABE siempre ha mostrado su interés por aquellas actuaciones que contribuyan a fomentar el cuidado del medio ambiente, de hecho impulsó hace más de 10 años la creación de ECOEMBES, de la que es socio fundador. De esta forma, cada una de las empresas asociadas a ANEABE contribuye a la financiación de este Sistema Integrado de Gestión con la aportación de una tarifa (Punto Verde) por cada envase puesto en el mercado. Esta aportación para financiar la correcta gestión medioambiental de los envases supone un total de 40 millones de € y está dando óptimos resultados.

En este sentido, la Secretaria General de ANEABE, recordará el esfuerzo llevado a cabo por su sector en la correcta gestión de los envases. El envase hace posible que el consumidor pueda disfrutar del agua mineral con garantías de seguridad alimentaria, haciendo que el producto mantenga intactas sus propiedades originales durante el mayor espacio de tiempo. Además, constituye el soporte físico para informar al consumidor mediante su etiquetado del origen y la composición química constante del agua que tiene en sus manos.

Según datos de Ecoembes de 2009, los envases de agua mineral suponen una proporción mínima (apenas el 2% de los envases generados en España, un 0,7% de los residuos urbanos y un 0,1% del total de residuos generados de cualquier actividad económica. No obstante, el sector del agua mineral se esfuerza en conseguir el mínimo impacto ambiental posible. De hecho, según datos de Ecoembes de 2008 se han reciclado un 68% de los residuos de envases (2 de cada 3 envases), un 48% más de lo que marca la directiva europea para ese mismo año.

Además, el sector de las aguas envasadas ha sido el primero en diseñar envases de PET comprimibles para que ocupen menos espacio en los contenedores amarillos y todos sus envases y embalajes son 100% reciclables. Igualmente ha sido pionero en la industria alimentaria en la fabricación de envases con plástico reciclado.

Envases un 40% más ligeros

El sector del agua envasada ha conseguido también reducir el peso de los envases y embalajes en más de un 40% durante los últimos años y actualmente cuenta con los envases más ligeros del mercado (tan sólo 27 gr. de peso medio por envase). Además, ha reducido el peso de los tapones un 25%, ha aumentado el número de rotaciones en envases reutilizables y utiliza envases estriados e indicación en la etiqueta. Aún así, continúa invirtiendo para utilizar envases cada vez más ligeros.

Agua mineral, una bebida natural y pura en origen

Además, de informar sobre las actuaciones que el sector lleva a cabo en materia de medio ambiente, Irene Zafra recordará que las aguas minerales naturales son aguas muy singulares, de origen siempre subterráneo y puras en origen, es decir, que desde que se encuentran en el manantial son aptas para su consumo. Por ese motivo, no necesitan ningún tratamiento de desinfección, ni tratamientos químicos, microbiológicos o filtrado doméstico para su consumo. Las aguas minerales naturales tienen además una composición mineral constante y específica que las caracteriza y diferencia del resto.

Las aguas minerales son tan singulares que están reguladas por una legislación específica y distinta de la relativa a las aguas de consumo público, y requieren el cumplimento de exigencias muy estrictas para obtener el calificativo de “agua mineral natural” que, tras un expediente largo y rigurosos, concede la Administración.

Una vez que a un agua mineral natural se le concede dicha denominación, el sector del agua envasada debe garantizar que llega al consumidor con toda su pureza original intacta, invariable. Esta es la razón fundamental por las que la industria del agua envasada tiene que situar sus plantas a pie de manantial, sólo así es posible que el consumidor pueda acceder a un agua que, una vez envasada, presenta las mismas propiedades saludables que tienen en el manantial.

facebooktwittergoogle_pluslinkedin