“El impuesto balear sobre Envases de Bebidas es discriminatorio, injusto y desproporcionado”

28/02/2013

28.02.2013“El impuesto balear sobre Envases de Bebidas es discriminatorio, injusto y desproporcionado”

El Gobierno Balear aprobó el 15 de febrero un Proyecto de Ley para gravar con un impuesto los envases de líquidos alimentarios. Esta medida, que pasará ahora a ser debatida en el Parlamento autonómico, ha sido calificada por la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) como discriminatoria, injusta y desproporcionada, por lo que ha decidido impugnarla ante los tribunales.

Desde Aneabe queremos dejar constancia de que nos sumamos al sentimiento del resto de la industria y apoyamos las acciones legales que iniciará FIAB. Se trata de un impuesto con un claro afán recaudatorio y no medioambiental, como trata de justificar el Gobierno Balear. Supone una doble imposición puesto que la industria ya financia la correcta gestión medioambiental de los envases a través del Punto Verde. Además, este gravamen supondrá un grave perjuicio para el sector de las bebidas en general y el de las aguas envasadas en particular. El agua embotellada es un producto alimentario de primera necesidad en las islas, siendo el balear uno de los mercados regionales con un mayor consumo de agua envasada.

Por esta razón, la implantación del citado impuesto repercutiría muy negativamente en la economía familiar. En este sentido, el proyecto de ley pretende gravar las botellas de 1,5 ó 2 litros con casi 6 céntimos por botella; en el caso de las garrafas, envase de mayor consumo en las islas, serían gravadas hasta con 64 céntimos de euro, en función de la capacidad de la misma.

Este nuevo impuesto afectará también claramente a la competitividad del sector de aguas envasadas. Esto conllevaría un duro golpe al empleo y a la viabilidad de un sector como el de las aguas envasadas, que es un generador de empleo y riqueza en zonas sin apenas tejido industrial. Así, en la actualidad supone 4.500 puestos de empleo directos y decenas de miles indirectos en toda España.

Asimismo, este impuesto castigará inevitablemente a las rentas sociales menos favorecidas, discriminando al consumidor en función del territorio, rompiendo la unidad de mercado y alterando las condiciones de competencia de las empresas. Por todo ello, Aneabe apoya la acción que iniciará FIAB ante los tribunales contra este impuesto.

facebooktwittergoogle_pluslinkedin