Falsos mitos sobre el agua mineral

19/12/2008

Que el agua es un alimento esencial para nuestro organismo es una realidad que casi todos conocemos. Pero, en torno al agua mineral existen otros conceptos que no siempre tenemos claros.
Desde ANEABE pensamos que es un buen momento para aclarar algunas cuestiones.

VERDADES

  1. El agua mineral es un producto natural que podemos beber con la misma pureza y riqueza mineral y las mismas propiedades que tiene en el subsuelo del que se extrae, ya que no requiere de ningún tratamiento previo para su consumo.
  2. El agua mineral proviene siempre de acuíferos subterráneos que conservan intactos su pureza y su contenido en minerales.
  3. No hay dos aguas minerales iguales. En España existen más de un centenar, cada una de ellas con sustancias minerales diferentes y constantes en el tiempo de forma natural.
  4. Para que un agua mineral sea reconocida como tal, tiene que pasar los exhaustivos controles de calidad y seguridad alimentaria.
  5. Una legislación muy precisa y rigurosa exige que se especifique en el etiquetado el manantial de procedencia del agua mineral envasada.
  6. Las aguas minerales tienen su origen en el termalismo y los efectos curativos del agua. Su tradición milenaria arranca en los balnearios que tuvieron un gran auge en los siglos XIX y principios del XX.
  7. Las aguas minerales son un producto natural con efectos saludables, ya que aportan minerales esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo y es la forma más natural y sana de hidratarnos.
  8. El agua mineral no aporta ninguna caloría, por lo que no engorda.
  9. El agua mineral, al contrario que la del grifo, posee valor nutritivo por su rico aporte en minerales (calcio, magnesio, fluor…).
  10. Para estar bien hidratados en cualquier época del año, las autoridades sanitarias aconsejan ingerir unos dos litros de agua al día, aunque no tengamos sensación de sed.
  11. El agua favorece el transporte de nutrientes, ayuda a eliminar toxinas y a mantener el buen estado de los riñones, las articulaciones, las mucosas y la piel. Además, favorece la digestión y previene el estreñimiento.

MENTIRAS

  1. Fuera de la época estival no es necesario beber agua, porque no hace calor. Falso. El cuerpo necesita reponer las pérdidas diarias de agua por actividad física, calor o excreción que se producen en todas las épocas del año.
  2. Beber agua mineral durante las comidas engorda. Falso. El agua mineral no aporta calorías, por lo que no engorda en ningún caso.
  3. Si no tenemos sensación de sed, no tenemos por qué beber agua. Falso. Los mecanismos que activan la sed no actúan de la misma manera en todas las personas, por lo que es imprescindible mantener unos buenos hábitos de ingesta de agua para estar bien hidratados.
  4. Es lo mismo el agua mineral que el agua del grifo. Falso. Mientras el agua mineral es un producto puro y natural que llega al consumidor con las mismas propiedades que tiene en el subsuelo, el agua de red pública es mayoritariamente de origen superficial, debe recorrer largos kilómetros para llegar al consumidor y necesita tratamiento químico para poderse consumir.
  5. El agua mineral proviene de ríos, embalses y de la red pública. Falso. El agua mineral es de origen subterráneo y está sometida a estrictos controles de calidad y seguridad marcados por la ley que, además, obliga a detallar su procedencia en el etiquetado.
  6. Todas las aguas minerales son iguales. Falso. En España hay cerca de un centenar de aguas minerales envasadas y con características propias, dependiendo de su mineralización, fundamentalmente.
  7. No es necesario beber litro y medio de agua al día. Falso. La Organización Mundial de la Salud recomienda la ingesta de, al menos, esa cantidad diaria, ya que el ser humano pierde al día entre litro y media y tres litros de agua, cantidad que hay que reponer para mantener el equilibrio hídrico del cuerpo.
  8. Se puede sobrevivir sin beber agua más de 72 horas. Falso. El ser humano necesita mantener estables sus niveles de agua en el cuerpo, por lo que tiene que reponer sus pérdidas diariamente. La deshidratación puede acarrear la muerte.
  9. Hay ciertas aguas minerales que ayudan a adelgazar. Falso. Ningún alimento te adelgaza por sí mismo, pero sí hay algunos que nos ayudan a mantener una alimentación equilibrada y el agua, al no aportar calorías, es uno de ellos.
  10. Cualquier bebida fresca hidrata igual que el agua. Falso. La hidratación con agua mineral es la adecuada, ya que aporta minerales y oligoelementos saludables y no tiene caloría alguna.
  11. Las aguas minerales no aportan ninguna ventaja sobre el agua del grifo. Falso. Por el contrario, las aguas minerales no necesitan tratamiento alguno y contienen minerales necesarios para nuestra salud, mientras que el agua del grifo incorpora tratamientos químicos para su potabilización.
facebooktwittergoogle_pluslinkedin