“La sostenibilidad medioambiental es una prioridad para las aguas envasadas”

29/09/2011

Mañana intensa. Hace tan sólo un momento que salía del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) donde se está celebrando, desde ayer, el congreso sobre sostenibilidad “Hacia un sector agroalimentario sostenible: retos para la industria y para los consumidores”.

Se trata, a grandes rasgos, de unas jornadas internacionales en las que intercambiar puntos de vista sobre el sector agroalimentario y el papel de los diferentes agentes de la cadena alimentaria en materia de sostenibilidad, innovación y buenas prácticas.

Hoy me invitaban para dar una ponencia sobre el “Compromiso Ambiental del Sector de las Aguas Embotelladas” y, aunque el trabajo que realiza la industria en este sentido es muy extenso, me centré en la labor que realizan las empresas de aguas envasadas en torno a cuatro focos principales:

La protección y gestión sostenible de los acuíferos

Cada empresa de agua mineral preserva y asegura la pureza original del agua y la sostenibilidad del acuífero y su entorno. Para ello, dispone de un perímetro de protección y un caudal de explotación que les es otorgado por las autoridades mineras. Además, el sector cuenta con la guía de autocontrol de Calidad en las Captaciones de Aguas Envasadas para obtener una visión de la situación de los recursos hidrológicos en términos de protección y control, así como su calidad de origen.

La protección y el cuidado del entorno de los manantiales

Las plantas envasadoras se encuentran ubicadas en entornos naturales que la industria se encarga de proteger. Durante su actividad, el sector de las aguas envasadas preserva el equilibrio de los manantiales y cuida los espacios naturales (mantenimiento de árboles y limpieza de ríos, por ejemplo) que los rodean.

La constante introducción de mejoras en el proceso productivo

En línea con su gran conciencia medioambiental, la industria del agua mineral investiga y pone en marcha medidas continuamente y de forma voluntaria, para optimizar su proceso productivo. De hecho, por ejemplo, en la producción del agua mineral se lleva a cabo un ahorro de energía mayor que en otros procesos productivos.

La constante optimización de su gestión de envases

Aunque, según datos de Ecoembes de 2009, los envases de agua mineral suponen tan sólo un  2% de los envases generados en España, un 0,7% de los residuos urbanos y un 0,1% del total de residuos generados de cualquier actividad económica, el sector de las aguas envasadas trabaja continuamente para seguir optimizando la gestión de sus envases.

Así, ANEABE impulsó hace más de 10 años la creación de Ecoembes, de la que es socio fundador. De esta forma, las empresas de aguas envasadas contribuyen a la financiación de este Sistema Integrado de Gestión con la aportación de una tarifa (Punto Verde) por cada envase puesto en el mercado. Esta aportación ha hecho que se hayan reciclado desde su implantación más de 10 millones de toneladas de residuos de envases, y en el caso del PET, se ha conseguido reciclar un 48% más de lo que marca la directiva europea para 2008.

Además, el sector del agua embotellada ha conseguido reducir el peso de sus envases, tapones y embalajes durante los últimos años y actualmente cuenta con los envases más ligeros del mercado. Además, las empresas de aguas envasadas sólo emplean envases y embalajes 100% reciclables y es uno de los pocos sectores que pone en el mercado envases reutilizables.

Asimismo, ha sido pionero en la industria alimentaria en la fabricación de envases con plástico reciclado y en diseñar envases de PET comprimibles, incrementando considerablemente su eficacia en la recogida en un 60% de peso por contenedor amarillo.

Y esto es sólo una parte pequeña de todo el trabajo que realiza el sector de las aguas envasadas en materia de sostenibilidad. Poco a poco, os iré contando más a través del blog. ¡Estad atentos!

facebooktwittergoogle_pluslinkedin