Funciones del envase

Funciones del envase

El principal objetivo del sector es poner a disposición de los consumidores un producto tan extremadamente singular, sano y natural como las aguas minerales naturales, conservando intactas su pureza en origen y las propiedades saludables que ya poseen en la naturaleza.

El envase es imprescindible para que el agua mineral pueda almacenarse y distribuirse en condiciones de higiene y seguridad para su consumo y, además, es un canal muy importante de información al consumidor donde figuran, entre otros datos, el origen y la composición química del agua mineral.

Al envasarse en su origen, se podría decir que el envase es casi una extensión del acuífero, puesto que conserva todas las propiedades originales y la pureza del agua mineral y permite que podamos disfrutar en cualquier momento y lugar de una bebida única y tan sana y natural como ésta.

La principal función del envase ha de ser la de preservar la calidad del producto hasta el consumidor final, manteniendo de forma inalterable sus propiedades de pureza y naturalidad originales y garantizando su seguridad alimentaria. Esta finalidad, que constituye la razón de ser del envase, pasa en muchas ocasiones desapercibida para el consumidor, quien sólo acostumbra a ver en él un medio cómodo para facilitar su consumo, delimitar el contenido y disponer de información sobre el producto en la etiqueta.

Al tratarse de un producto alimentario, las aguas envasadas están sometidas a una legislación muy estricta en materia de envases en contacto con los alimentos, a fin de garantizar absolutamente su seguridad alimentaria. La importante inversión en I+D del sector hace posible que cada vez existan más y mejores materiales y formatos de envases para satisfacer los gustos y necesidades del consumidor, así como para optimizar su gestión medioambiental.

facebooktwittergoogle_pluslinkedin