Sostenibilidad medioambiental

Cuidado del entorno natural:

La actividad de la industria del agua mineral es limpia, tanto que las plantas envasadoras se encuentran ubicadas en parques naturales o en entornos naturales que la industria se encarga de proteger.

El cuidado y protección del entorno en el que se ubican las plantas envasadoras es un asunto prioritario para nuestra industria. En este sentido, nuestro sector, encargado de hacer llegar al consumidor un alimento tan puro y natural como es el agua mineral, realiza una labor medioambiental que busca preservar el equilibrio natural de los manantiales y cuidar los espacios naturales que los rodean, para asegurar así su conservación.

Un ejemplo de las acciones que lleva a cabo es el mantenimiento de árboles y la limpieza de ríos próximos a las plantas, cuidando de su flora y de su fauna, además de desarrollar planes de reforestación.

Protección de los acuíferos:

El sector gestiona los recursos hídricos de forma sostenible con el fin de preservar y asegurar el equilibrio natural de los manantiales en calidad y cantidad. Por imperativo legal, la zona de captación (perímetro de protección concedido por las autoridades mineras a cada industria) ha de estar absolutamente protegida y cada empresa envasadora se responsabiliza de preservar y asegurar la pureza original del acuífero y de su entorno, que es uno de sus más preciados valores añadidos como producto alimentario.

Por otro lado, el agua mineral es un recurso renovable y esto se debe, en gran medida, a las buenas prácticas del sector en la correcta gestión del caudal de aprovechamiento concedido por las autoridades. Dicho caudal se calcula en base al balance hídrico de la zona y es totalmente respetado por la industria envasadora al no extraer más de lo establecido por la Administración. De esta manera la industria hace posible la recarga natural de los acuíferos.

Para desarrollar esta correcta gestión, el sector debe poseer un claro conocimiento de la dinámica del acuífero, tanto desde el punto de vista espacial como temporal, conociendo bien el volumen de los recursos (entradas reales de agua) y las reservas (volumen total de agua almacenada), así como el tiempo de permanencia del agua en su interior.

Guía Medioambiental:

Atendiendo a la labor de perfeccionamiento que ANEABE presta a sus empresas y al compromiso medioambiental del sector, ANEABE editó en junio de 2008 la Guía de Autocontrol de Calidad en las Captaciones de Aguas Envasadas.

Elaborada por la Cátedra-Empresa Aguas Envasadas y la compañía FRASA-Ingenieros Consultores, esta guía medioambiental establece una metodología de autocontrol para obtener una visión de la situación real de los recursos hidrológicos, en términos de protección y control de riesgos de los mismos, que permite, además, mejorar su gestión, preservar su calidad en origen y realizar una explotación sostenible con su entorno. La elaboración de este documento que establece metas cuantitativas y cualitativas de mejora para hacer visibles los progresos alcanzados, se realizó bajo la supervisión del profesor D. Rafael Fernández Rubio que ostenta, entre otros muchos cargos y distinciones, los de Dr. Ingeniero de Minas, Premio Rey Jaime I a la Protección del Medio Ambiente, primer Catedrático de Hidrogeología de la Universidad española y Director de la Cátedra-Empresa de Aguas Envasadas y Termales de la Universidad Politécnica de Madrid (Cátedra ANEABE-ANBAL).

Esta Guía Medioambiental establece una metodología de autocontrol para obtener una visión de la situación real de los recursos hidrológicos en términos de protección y control de riegos de los mismos, que permite, además, mejorar su gestión, preservar  su calidad en origen y realizar una explotación sostenible con su entorno.

  • Medidas sostenibles:

    En este empeño de la industria de las aguas envasadas por garantizar la sostenibilidad del sector, la industria del agua envasada pone en marcha además una serie de medidas en el proceso productivo, que reflejan el compromiso y la responsabilidad medioambiental de esta industria.

    • Medidas por una energía más sostenible:

      • Ahorro de energía mayor que en otros procesos productivos.
      • Minuciosas auditorías energéticas y estudios de viabilidad.
      • Recorte voluntario del uso energético.
    • Medidas sostenibles del agua:

      • Reducción de la huella hídrica.
      • Menor consumo de agua.
    • Medidas en cuanto a emisiones de CO2:

      • Mínimas emisiones a la atmósfera.
      • Utilización de gas natural como fuente de energía primaria.
      • Implantación de sistema de cogeneración.

 

 

 

facebooktwittergoogle_pluslinkedin