Una buena hidratación, fundamental entre tus técnicas de estudio

En estas semanas de exámenes finales, solemos buscar la forma de sacar el máximo rendimiento a nuestro tiempo y nuestro esfuerzo a través de recursos como las técnicas de estudio.

Esquemas, resúmenes, reglas nemotécnicas… todo suma si nos facilita la labor pero, por lo general, solemos olvidarnos de una de las técnicas de estudio más importantes e influyentes en nuestra rutina e, incluso, en nuestro estado de ánimo: la hidratación. Y es que, ¿sabías que si estamos deshidratados disminuye la capacidad intelectual y aumenta el esfuerzo cardiovascular?

Beber agua es importante siempre y no dudamos de ello cuando realizamos un sobreesfuerzo físico, por ejemplo, practicando deporte. Pero al realizar un sobreesfuerzo mental, tampoco debemos olvidarnos de la importancia del agua para que nuestro organismo funcione correctamente.

Los expertos aseguran que una deshidratación entre media y moderada puede provocar síntomas como la somnolencia, el cansancio o el dolor de cabeza, entre otros. Situaciones, como sabéis, nada propicias para el estudio.

Así, investigaciones llevadas a cabo en los últimos años mantienen la hipótesis de que una deshidratación media, es decir, una pérdida de agua de tan sólo un 2% del peso corporal, puede producir alteraciones en un número importante de aspectos de la función cognitiva, como la concentración, la lucidez o estado de alerta, la habilidad aritmética, habilidades psicomotrices y la memoria a corto plazo, entre otros, en grupos de población como los jóvenes de entre 18 y 25 años*.

Por tanto, no olvides tener junto a tus apuntes una botella de agua mineral que te ayudará a mantenerte hidratado mientras estudias, en cualquier momento y lugar, aportándote, además, minerales y oligoelementos beneficiosos para la salud. Todo ello sin olvidar que el agua mineral natural, es un agua sana desde su origen, la Naturaleza, y que por ello, está libre de cloro y otros tratamientos de desinfección.

*Kristen E. et al., “Hydration and Cognitive Function in Children”. Nutrition Reviews, 2006; Vol 64, No.10.

facebooktwittergoogle_pluslinkedin